Como mejorar las relaciones humanas

  1. Inicio
  2. Aprendizaje
  3. Como mejorar las relaciones humanas
mejorar las relaciones
Aprendizaje, Enseñanza, Padres

Anteriormente hablamos sobre las necesidades humanas y mencionamos aquella que se refiere a la conexión. Es decir, la necesidad de unirnos con los demás a través de vínculos afectivos. Hoy te quiero hablar de lo que es el TEMPERAMENTO y cómo el conocimiento de él, nos ayudará a mejorar nuestras relaciones con todos aquellos con los que convivimos.

Y es que, actualmente, existe una devaluación en la calidad de nuestras relaciones con las demás personas. El ritmo frenético de la vida nos ha llevado a dejar de lado este aspecto tan importante de la vida. Y, sin embargo, todos sentimos esa necesidad, como lo establece Tony Robbins.

Por supuesto, hay otras formas de hacerlo, algunos autores hablan sobre la comprensión y la escucha activa, como Sthephen Covey o Wayne Dyer, ambos psicólogos y autores de diversos Best Sellers. Pero, de ello hablaremos más adelante.

La importancia del temperamento

¿Y por qué el temperamento es tan importante? Pues porque conocer sobre el tema, te podrá llevar a conocer un poco mejor a los demás. Así, basado en ese conocimiento, se podrá generar la famosa “empatía” por las personas. Podrás conocer mejor a tu pareja, a tus hijos, a tus padres, a tu jefe, etc. Pero, sobre todo, será posible que te conozcas mejor a ti mismo. Y el conocimiento, nos podrá conducir a la comprensión.

Además, como lo afirmaba la Dra. en Psiquiatría infantil, Stella Chess, si no tomamos en cuenta el temperamento de nuestros hijos, cometeremos muchos errores en su crianza. Esto significa que, tanto para padres, maestros y psicólogos, debería ser un aspecto súper importante a considerar.

Por lo tanto, si realmente nos importan nuestros hijos, es imperativo saber qué es el temperamento para, después, poder identificarlo en ellos y en nosotros mismos.

Qué es el Temperamento

Lo primero que tenemos que hacer, es definir este concepto. Como tal, la palabra deriva del latín “temperamentum” que significa medida. Pero, esto realmente no nos dice nada, ¿verdad?

En psicología, el temperamento es la manera natural con que un ser humano interactúa con el entorno. Y, cuando se habla la palabra “natural” se toma muy literal, pues se considera que el temperamento de una persona es un rasgo hereditario y congénito.

Un poco más de teoría

Seguramente habrás escuchado que todos poseemos un carácter y una personalidad. Estas dos palabras junto con el temperamento, pueden llegar a confundirse y muchos podríamos usarlas en el mismo sentido. Lo que sería un error.

Carácter

A diferencia del temperamento que ya dijimos que es una característica natural y, por ende, no podríamos cambiar, el carácter es una “tendencia secundaria”, es decir, que el ambiente en el que vivimos y nos desenvolvemos tiene una gran influencia. Por ejemplo, la educación que recibimos en casa, podría forjar nuestro carácter.

Claro que al ser un agente externo a nosotros, este rasgo sí es algo que podríamos llegar a modificar.

Personalidad

Según Tim LaHaye, la personalidad es la exteriorización de nuestro yo y que se puede llegar a confundir con el carácter. Sin embargo, no hay que olvidar que nuestra personalidad estaría compuesta tanto del temperamento como del carácter.

Constitución física

Otro aspecto que los autores Martínez y Molina consideran importante es nuestra constitución física. Y, en este sentido, cada individuo es diferente. Sin embargo, estudios sugieren que la base del temperamento, se encuentra en nuestro sistema endócrino, es decir, el responsable de nuestras hormonas. ¿Te suena este aspecto hormonal?

Seguramente, sí, sobre todo si eres mujer, quienes por lo general, están más propensas a los cambios que este sistema endócrino causa en sus cuerpos.

Pues bien, regresando al temperamento, la hipófisis podría determinar si una persona tendrá un temperamento dominante o sumiso. Las glándulas suprarrenales, serían la responsables de una disposición agresiva o pacífica. O bien, la tiroides influiría en un temperamento sentimental o uno más frío.

Los 4 tipos de temperamento

El filósofo griego hipócrates fue uno de los primeros en hablar sobre la teoría de los 4 temperamentos. Posteriormente, el médico Galeno les dio los nombres con los que actualmente los conocemos: bilioso, sanguíneo, linfático y nervioso.

Y, estoy seguro de que quieres saber de qué trata cada uno. Pero, será la próxima semana cuando los describamos.

Además, una vez que los hayamos descrito, te brindaremos un test para que puedas conocer el tuyo y el de tu familia y puedas comprenderlos mejor y mejorar las relaciones que mantienes con ellos.

Así que estate atento y suscríbete a nuestro boletín semanal.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú