3 tips para salir de la zona de confort

  1. Inicio
  2. Educación
  3. 3 tips para salir de la zona de confort
como salir de la zona de confort
Educación, Enseñanza, Padres

Tanto para los adultos como para los niños, es importante la motivación. Es decir, ese estado de ánimo en el que sentimos ímpetu y pasión por lo que hacemos. Sin embargo, muchas veces podemos caer en una sensación de desánimo, miedo o simplemente que nuestras necesidades básicas están cubiertas. Por ello es importante reconocer nuestras emociones y aprender cómo salir de la zona de confort.

¿Qué es la zona de confort?

La Dra. Judith Bardwick acuñó el término ‘zona de confort’ en su libro: “Danger in comfort zone“. Básicamente la zona de confort es un estado mental en el que predomina la ansiedad y el miedo. De esta manera, las personas tendemos a asumir un comportamiento rutinario sin ninguna clase de riesgos, pero, en la mayoría de los casos, con una enorme sensación de vacío emocional.

De esta forma, vivir en la zona de confort es vivir con seguridad pero, sin crecimiento personal. Pues el asumir riesgos, podría llevarnos a muchos tipos de fracasos, pero también implica aprendizaje, desarrollo y éxitos.

¿Cómo identifico si vivo en mi zona de confort?

Existen algunos comportamientos que nos pueden dar el indicio de que estamos viviendo en nuestra zona de confort. Es importante identificarlas a tiempo para poder trabajar y salir de ella.

  1. Estás desmotivado. Te sientes sin energía o ánimos, no tienes disposición para realizar tus tareas o trabajos. Sientes que todo va mal, es decir, eres más bien una persona negativa. Sientes miedo o angustia de intentar hacer cosas nuevas o diferentes.
  2. Todos los días haces la misma rutina. Vives en “piloto automático” y no quieres hacer cosas diferentes.
  3. Te has aislado de las demás personas. Evitas el contacto social ya sea por propia convicción o por miedo al rechazo.
  4. Te sientes triste y solo. Estás inmerso o muy cerca de sumergirte en depresión.

¿Cómo salir de la zona de confort?

Afortunadamente, la zona de confort es un ‘estado mental de comportamiento’. Por lo tanto, claro que es posible salir de ella a través de nuevas formas de pensamiento (reprogramación) y emprendiendo acciones.

Lo contrario de la zona de confort, es la ‘zona de crecimiento’, en la que encontraremos nuestro propósito de vida, haremos realidad nuestros sueños y alcanzaremos nuestras aspiraciones y objetivos.

Pero, para llegar a esta última, tendremos que pasar por la ‘zona de miedo’ y la ‘zona de aprendizaje’.

Zona de miedo

En ésta, nos vemos afectados por las opiniones de los demás y damos demasiada importancia al ‘qué dirán’. Ponemos excusas y pretextos pues es más fácil que hacernos responsables. También nos hace falta mucha confianza en nosotros mismos y mucha autoestima.

Sin embargo, con los consejos que te daré más abajo, poco a poco podrás superar éstas dificultades.

Zona de aprendizaje

Aprendemos a resolver los problemas y dificultades por nuestra cuenta, lo que significa un incremento en nuestra confianza y seguridad. Además, desarrollamos nuevas habilidades y aprendemos cosas nuevas.

Debemos tener mucho cuidado, porque nuestra zona de confort puede extenderse, pero seguir presente. Por lo tanto, el proceso de aprendizaje nunca deberá de acabar.

Consejos para salir de la zona de confort

Da pasos pequeños

Cuando queremos emprender una nueva tarea, si el objetivo es muy grande, puede dar miedo. Salir de la zona de confort te dará mucho miedo, seguramente. Por eso es importante no pretender resolver tareas o problemas grandes de un solo jalón.

Divídelos en pequeños pasos que puedas dar cada día. Ponte metas más pequeñas que puedas cumplir perfectamente. Verás que, con el tiempo, habrás terminado esa tarea que parecía imposible.

Practica rutinas diferentes cada día

Para evitar el modo de piloto automático, es importante tratar de hacer tareas de formas diferentes, incluso ‘arriesgadas’. Por ejemplo, puedes vestir de una forma distinta para ir al trabajo. Trata de hacer lo que a ti te haga sentir bien sin importar lo que los demás opinen.

Aprende nuevas cosas y desarrolla otros talentos. Por ejemplo, puedes aprender un nuevo idioma o a tocar un instrumento musical. Además de desarrollar nuevas habilidades, tus inteligencias múltiples se verán incrementadas.

No temas al cambio.

Incrementa tus habilidades profesionales

Similar al punto anterior, sólo que, en este caso, nos referimos a que te desarrolles como profesionista.

Por ejemplo, busca una certificación, aprende a usar nuevos softwares, aprende a hablar en público, toma un curso de ortografía y redacción. A ningún profesionista le cae mal aprender ventas y negociación, liderazgo o habilidades gerenciales. Cualquier curso que incremente tus ‘competencias laborales’ incrementará tus oportunidades de desarrollo y crecimiento.

O bien, si tu trabajo actual no te satisface, cámbialo. No te digo que lo hagas de un día para otro (o tal ve sí). Puedes generar un plan en el que aprenderás las habilidades necesarias para dejarlo en un plazo determinado. Emprende las acciones y busca esa actividad que te apasione, te motive y te haga salir de tu zona de confort.

Bonus

Otros consejos muy útiles y nada difíciles son: haz deporte, cambia tu alimentación, lee más, duerme bien, y ponte retos.

Como ves, estos consejos te ayudarán a incrementar tu seguridad y tu autoestima. Además, te invito a reflexionar sobre la vida que deseas tener. Si ya la estás viviendo, te felicito, si no, te invito a escribir el enunciado del propósito o deseo de tu vida. Traza un plan para lograrlo. Establece las tareas pequeñas para alcanzarlo y emprende las acciones necesarias.

Cuéntame en los comentarios si vives en un zona de confort o si ya lograste superarla.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú